La cara menos amable de la manicura permanente

Como sabéis, normalmente las chicas del EquipoAAAR escribimos en este blog para contar cosas agradables, recomendar sitios que nos han gustado, o hablar sobre productos de los que nos hemos hecho totalmente fans tras probarlos.

En esta ocasión no será así, porque quiero contaros una mala experiencia que he tenido con la manicura permanente.

Me he hecho la manicura permanente en tres ocasiones: para la boda de mi hermana, para mi propia boda, y el pasado mes de febrero.

Siempre suelo llevar las uñas pintadas porque me encanta, pero como sabréis llevarlas intactas es algo complicado, ya que con pequeños golpes y el agua se acaban descascarillando y día sí, día también, tienes que acabar retocándolas si no quieres ir con las manos hechas un auténtico desastre. Por eso la manicura permanente siempre me ha parecido una alternativa perfecta para llevar las uñas como las estrellas de Hollywood.

Las dos primeras veces que me hice este tipo de manicura fue en un centro de estética especializado, y no tuve absolutamente ningún problema, cuando se quitó el esmalte tenía las uñas bien, sin ningún daño, ni más débiles, ni nada; por eso no quiero que penséis que lo que os voy a contar a continuación pasa siempre, ni mucho menos.

Voy a hablaros pues de mi mala experiencia, la que he tenido la última vez que me hice la manicura, esta vez, en una cadena de peluquerías.

Quedé con una amiga para cortarnos el pelo y, cuando estábamos esperando, se nos acercó una de las chicas y nos dijo “tenemos la manicura permanente en oferta, ¿os apetece hacérosla mientras esperáis?”, las dos nos miramos y, sonrientes, contestamos a coro “¡claro!”.

Yo elegí un color coral precioso y mi amiga un rojo más clásico, y la verdad es que de primeras quedamos encantadas ¡qué bonitas estaban!

Tras una semana, mis uñas estaban intactas, con un color vivo que parecía que nada iba a destruir, así que yo estaba muy feliz luciéndolas. Al cabo del tiempo, con el crecimiento de la uña, se fueron estropeando y el esmalte empezó a caerse. Hasta aquí todo normal, ya me había pasado las otras veces así que aguanté con paciencia.

El problema llegó cuando empecé a ver que con parte de ese esmalte se caía también una capa muy fina de lo que resultó ser mi propia uña, dejándolas quebradizas, finas y por tanto, débiles.

Cuando terminó de caerse todo el esmalte vi cómo estaban mis uñas: completamente quemadas y rotas.

Si os fijáis, estoy escribiendo esto en el mes de abril y, como os comentaba antes, me las hice en el mes de febrero, y este es el estado actual de mis uñas.

Me da una vergüenza horrible enseñarlas, y no tengo más remedio que pintármelas para ir a trabajar y dejármelas al aire solo los fines de semana. ¿La solución? Ninguna, solo esperar a que crezcan y desaparezca la parte dañada.

Curiosamente, a mi amiga no le pasó esto, así que creo que el problema estuvo en la chica que me las hizo a mí, ¡qué mala suerte! 😦

Así que, ya sabéis, si decidís haceros la manicura o pedicura permanentes o semipermanentes, id siempre a sitios especializados donde sepáis que os atenderá un profesional con cursos y formación. De ese modo, tendréis más garantías de que no os pase lo mismo que a mí y que a muchas otras personas y es que, si buscáis en internet, os sorprenderá la cantidad de casos similares que hay.

Anuncios

4 comentarios en “La cara menos amable de la manicura permanente

  1. caterina dijo:

    Jolines!!! La verdad que yo me las he hecho un par de veces pero siempre en el mismo lugar y atendida por una profesional. Aunque he de decir que lo que menos me gusta de cuando te retiran el gel o la porcelana es como se quedan las uñas, daños colaterales… Pero que sí, que es nuestro cuerpo y lo tenemos que tratar de la mejor manera posible!! Ánimo con esas uñitas!!!!
    Besitos!!

    Me gusta

    • AnaOdo dijo:

      Muchas gracias Katy!! Nos tenemos que mimar y hacerlo en las mejores manos, a veces lo barato sale caro y esto es un ejemplo de ello… En fin, solo queda esperar a que crezcan, gracias por tu mensaje! Besos!!

      Me gusta

  2. Marga dijo:

    Yo también he sufrido lo mío, pero mi problema fue al retirarla con el torno. Tanto lo pasaron que me quede con una capa muy fina. Solución?? Dejarlas crecer, como tú. Pero ahora se quitarmela , vi tutorial en YouTube

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s