Si vas al campo con tu perro, ¡cuidado con las espigas!

Cuando llega el buen tiempo nos apetece hacer cosas al aire libre, y si tenemos mascota, en muchos de esos planes, queremos que ella nos acompañe.

Uno de los destinos habituales es el campo, ya sea para ir de vacaciones, para hacer una escapada de fin de semana o simplemente para disfrutar de una tarde libre; donde acudimos a desconectar del ruido de la gran ciudad y a conectar de nuevo con la naturaleza, disfrutando del silencio y de la paz dejando a un lado el estrés y las prisas.

Si tú también planeas escaparte a la naturaleza y quieres llevarte contigo a tu mascota, queremos advertirte de algo que quizá no sepas, y que es muy importante que tengas en cuenta a la hora de ir al campo con tu fiel amigo: mucho cuidado con las espigas.

Cuando comienza el calor van apareciendo en el campo distintas plantas y flores, y entre ellas están las espigas, algo con lo que nosotros estamos familiarizados pero que pueden resultar muy peligrosas para nuestras mascotas.

espigas-perro-300x225

Estas gramíneas no sólo pueden enredarse en el pelo de tu perro sino que además, debido a su diseño similar al del trigo, pueden avanzan hasta penetrar en su piel tanto en las patas como en los distintos orificios de su cuerpo (ojos, oídos, hocico…), siendo capaces de producir heridas graves y muy molestas para el animal. Por eso, es muy importante mantenerse alejadas de ellas y actuar rápidamente en caso de ver alguno de estos comportamientos en nuestra mascota:

–  Su ojo está medio cerrado y/o hinchado: las espigas pueden producir muchas molestias y dolores, e incluso úlceras. Aunque a simple vista no la veas, la espiga puede ocultarse entre el globo ocular y el párpado o incluso en el tercer párpado.

Estornuda sin motivo aparente, se frota la nariz con las patas de forma ansiosa y arruga el hocico:  aunque no lo veas, es muy posible que tenga una espiga en su interior, con el riesgo que esto conlleva, ya que además de las infecciones que de por si pueden causar, podría acabar cerca del ojo o incluso del cerebro.

–  Se lame las patas compulsivamente: en las patas resulta más fácil localizarlas, si lo haces, es importante quitársela lo antes posible para evitar que se produzca un abceso de pus en la pata.

–  Mueve la cabeza de un lado para otro con brusquedad: si tiene una espiga en el interior del oído será prácticamente imposible sacarla de ahí, por eso, si tu perro empieza a hacer esos movimientos, acude a tu veterinario para evitar males mayores.

En definitiva, una planta que parece tan inofensiva puede causar grandes daños en nuestras queridas mascotas, por eso, si decidís dar un paseo por el campo o por zonas donde crezca vegetación de forma natural y véis a la famosa espiga, intentad evitarlas y, si no es posible, id con mucho mucho cuidado y bien atentos, os ahorraréis grandes sustos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s