La toxoplasmosis, los gatos y el embarazo

Como ya he contado en alguna ocasión, me encantan los animales y también a mi marido, y eso nos ha llevado al punto en el que nos encontramos ahora: con dos preciosos gatos, un perro de lo más juguetón y una gran pecera con peces de distintos tipos. Puede parecer una locura, y si alguno me lo dice no lo negaré, pero nosotros somos felices, y aunque nos pasamos el día limpiando la casa, sin duda nos merece la pena.

Pues bien, desde que me casé hay una pregunta que me persigue a todas partes: “¿cuándo vais a tener hijos?” Pregunta que siempre va acompañada de otra pregunta más “supongo que os desharéis de los gatos ¿no?” Cuando la escucho, mis ojos se ponen automáticamente en blanco, y mis deseos de mandar a la mierda a la persona que hace semejante pregunta afloran peligrosamente, pero siempre, o al menos hasta el momento, acabo dibujando una sonrisa y diciendo simplemente “ni de coña” de la forma más educada posible.

¿Por qué me hacen esa pregunta? Bueno, como seguramente sabrás, los gatos están relacionados íntimamente con la Toxoplasmosis, una enfermedad causada por protozoos que se presenta en diversos mamíferos, aves y reptiles y que puede contagiarse al ser humano. El problema es que si la persona contagiada está embarazada, esa enfermedad puede causar malformaciones en el feto… lo cual es terrible, pero la solución no está en abandonar a tu gato, te lo aseguro.

Según leí en un artículo, el 13% de los abandonos de estas mascotas están relacionadas con el embarazo de sus dueñas y con el miedo que algunos médicos infunden a sus pacientes con este tema, cuando realmente lo que hay es una desinformación enorme respecto a la enfermedad y al papel de los gatos. Una desinformación que deja sin hogar a muchos felinos año tras año.

Pero ellos no son los únicos que pueden contagiarnos esa enfermedad. La toxoplasmosis también puede contraerse haciendo trabajos de jardín, comiendo verduras mal lavadas o carne poco hecha, y no por eso los médicos prohiben realizar esas actividades o consumir esos alimentos, sino que nos indican unas normas básicas de higiene. Lo que muchos médicos no dicen es que siguiendo también unas normas de higiene lógicas con tu mascota también puedes evitar contraer toxoplasmosis, pero por desgracia para muchos un gato no es nada más que un gato… en cambio, para nosotros, es un miembro más de la familia, en nuestro caso, dos.

Los-gatos-son-incubadores-de-la-toxoplasmosis

Si te informas bien podrás averiguar que un gato infectado con el parásito, lo incuba durante un período de entre 3 a 20 días, y durante un mes, lo excreta en las heces. Estas heces tendrán que estar expuestas durante uno o dos días para convertirse en infecciosas, por lo que si se limpia el arenero a diario es poco probable contagiarse.

Además, si tu gato es doméstico y nunca ha salido de casa, seguramente ni siquiera tenga esta enfermedad, dado que ellos se convierten en portadores al comer pájaros o ratones, en resumen, al comer carne cruda. Aun así, si no estás del todo segura, bastará con hacerle un análisis de sangre para salir de dudas, algo que podrás pedir a tu veterinario.

Por otro lado, cuando te quedas embarazada, una de las primeras pruebas que te harán será la de la toxoplasmosis mediante un análisis de sangre. De ese modo, se puede determinar si estás inmunizada contra la toxoplasmosis o si, por el contrario, careces de anticuerpos frente a la enfermedad y eres susceptible de contraerla, en cuyo caso tendrás que tomar ciertas precauciones extra.

Si estás inmunizada frente al virus de la toxoplasmosis, no existe ninguna probabilidad de que el feto se infecte, y si el gato no está afectado por el parásito, tampoco hay riesgos, aunque lógicamente la higiene seguirá siendo fundamental; pero si no es así será necesario seguir unas pautas muy sencillas:

  • Si puedes evitarlo, no te encargues de limpiar la arena de tu gato, procura que sea otra persona la que lo haga. Si no tienes a nadie que lo pueda hacer por ti, usa siempre guantes desechables y después lávate bien las manos con jabón y agua tibia.
  • Da de comer a tu gato siempre pienso o comida de lata, y nunca carne cruda.
  • Y evita que salga de casa para que no se exponga al parásito.

Con este artículo pretendemos quitar miedos innecesarios y evitar abandonos. Un gato no es una bomba de relojería, y además aportará a tu bebé muchos beneficios, ya que hay estudios que determinan que aquellos niños que se crían con animales son más sociables y felices.

Así que recuerda, antes de tomar una decisión que puedas lamentar, lee, infórmate y consulta con tu médico y veterinario. Verás como las cosas son más sencillas de lo que parecen.

mujer-embarazada-con-gato

Anuncios

2 comentarios en “La toxoplasmosis, los gatos y el embarazo

  1. Maite MC dijo:

    ¡¡Totalmente de acuerdo!!
    Yo he estado embarazada y con dos gatos en casa y lo único que hay que tener cuidado es de no tocar las cacas (que es el único medio de contagio). Aún así es difícil porque éstas han de llevan más de tres días en la bandeja sin limpiar y a ver quién es el listo que no recoge las cacas en tantos días.
    Gracias por compartir estas informaciones. Son realmente útiles y todo el mundo debe conocerlas.

    Me gusta

  2. AnaOdo dijo:

    Gracias Maite! Es que hay demasiada desinformación y es una pena que tantos gatos se queden sin hogar por eso…, nada más y nada menos que un 13%!! Me quedé pasmada al enterarme.
    En fin, a ver si así podemos ayudar aunque sea un poquito. Muchas gracias por tu comentario! Un abrazo!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s