No, no soy tu madre

Seguro que ya has escuchado uno de los temas más sonados este verano “Ain’t your mama” de Jennifer López, un alegato feminista en contra del machismo y de aquellos hombres que nos tratan, como dice el propio título de su canción, como si fuéramos sus madres.

El otro día comentaba con una amiga la letra y ella me decía “bueno, en realidad parece que habla de mujeres de otra década, de la época de nuestras madres y abuelas” pero yo le contesté que, a pesar de que en el propio videoclip JLo vaya vestida como de los años 50 y 60, habla de una realidad que, desgraciadamente, todavía se da a día de hoy y más de lo que imaginamos.

Si bien es cierto que ahora las tareas están mucho más compartidas entre las parejas, el peso de una casa, sigue recayendo más sobre la mujer, aunque pueda haber algunas excepciones, a pesar de que ambos miembros trabajen jornadas de ocho horas diariamente.

Afortunadamente, ese no es mi caso, pero conozco a muchas parejas que están en esa situación. Hombres que no saben ni freírse un huevo, que no tienen ni idea de dónde están los platos o que son incapaces de echar la ropa sucia a la cesta de la colada, y yo me pregunto ¿de verdad estamos en el año 2016?

Es un tema que me da mucha rabia, ¿por qué hay mujeres que, a pesar de llegar agotadas a casa, tienen que encargarse de preparar la cena a sus maridos que llegan en el mismo momento que ellas? ¿Por qué tienen que llevar el peso, aunque hermoso, de criar a sus hijos mientras el marido se queda únicamente con la parte divertida de la crianza? ¿Por qué son juzgadas por no saber guisar o cómo se usa una olla express?

Si nos encontramos en esta situación tenemos que reaccionar, hacer ver a nuestras parejas que nuestra misión no es esa, que nosotras también tenemos otras obligaciones, y también queremos tener nuestros ratos de desconexión. No digo que no hagamos nada, sino que en una pareja todo tiene que ser compartido.

A mí me encanta llegar a casa cansada y ver que mi marido ha traído algo especial para cenar en casa, me encanta ver que mientras yo plancho él se encarga de doblar la ropa y guardarla donde corresponde, me encantan esos momentos en los que JUNTOS preparamos la comida, y me encanta saber que aunque esté en cama y con fiebre la casa no se va a caer porque yo no pueda moverme.

Pero esa suerte no la tiene mucha gente, y lo llamo “suerte” pero no debería llamarlo así, porque hablamos de igualdad.

Y de esto habla precisamente la canción de Jennifer López con frases como: “no voy a pasarme el día cocinando, no voy a hacer tu colada, deja de jugar a los videojuegos, las cosas tienen que cambiar”.

Así que, si estás en esta situación, en cualquiera de los dos bandos de la pareja, reacciona. Una pareja es un equipo, que se respalda, que se ayuda mutuamente, y así es como debería ser en todos los aspectos.

“Solíamos ser unos locos enamorados, ¿por qué no volvemos a aquél entonces?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s