Bérgamo, preciosidad desconocida

Me siento bien cuando viajo a Italia. Es como estar en casa. Aunque cada viaje sea una aventura nueva, un descubrimiento diferente, tengo la sensación de no ser una extraña, una turista más, sino de pertenecer de alguna manera a este país que tanto me fascina.

Todos los años me planteo, como mínimo una vez, visitar tierras italianas. Disfruto de su rica historia cultural y artística y como no, también de su gastronomía, una de mis preferidas. Otras de mis pasiones es el idioma, tan poético y melódico. Bueno, en gran parte a esto ayuda el acento que cada uno le ponga, pero me parece una lengua optimista y elegante. Lo estudio desde hace cinco años y, no os engañéis, no es tan fácil como todo el mundo cree.
Sigue leyendo

Respirar un aire diferente. Fin de semana rural

Qué bien sienta alejarse del ruido de la ciudad, el tumulto de la gente, la rutina diaria y respirar, aunque sea por unas horas o días, un aire diferente.

Eso mismo es lo que hice yo la semana pasada. Tenía ganas de salir de Madrid, desconectar, tener otras vistas y, sobre todo, disfrutar del silencio. De ese silencio que sólo encuentras en un lugar recóndito, pequeño, casi deshabitado, donde no se escucha ruido alguno, ni de coches, ni de teléfonos, ni de las teclas del ordenador… Por no escucharse no se escucha ni a la gente de alrededor. En resumen, un lugar perfecto donde disfrutar de ese silencio que en algunas ocasiones todos necesitamos.
Sigue leyendo

Toledo, Capital Española de la Gastronomía 2016

Apaga el despertador, desconecta mente y cuerpo, aléjate de las obligaciones diarias y disfruta porque ya se acerca el fin de semana.

Reconozco que no tengo esta aptitud tan positiva los lunes cuando todo comienza de nuevo y veo muy, muy lejos el sábado y el domingo.

Pero todo llega, y cuando menos te lo esperas ya es viernes y el reloj marca la hora de salida del trabajo. Es entonces cuando tienes frente a ti un maravilloso fin de semana cargado de horas libres en las que hacer infinidad de cosas. Si aprovechas bien el tiempo, 48 horas dan para mucho.
Sigue leyendo