¿Vértigo? Ponte a prueba con el puente de cristal más alto del mundo

Para los amantes de las aventuras, los curiosos o simplemente los turistas arriesgados, China ha vuelto a abrir este mes el más alto y largo puente transparente del mundo.

puente-china_gente

Sigue leyendo

Las uvis de la ira

Seguramente hayas “flipado” al leer el título del post de hoy…pero no me lo he inventado yo 😛

Se trata del nuevo libro de Enfermera Saturada que salió a la venta ayer mismo.

libro Sigue leyendo

Playas en España que molan para viajar este verano

Los que nos gusta la playa y vivimos lejos de ella estamos deseando que los meses del calendario pasen deprisa y llegue el caloraco, y con él los primeros chapuzones, los chiringuitos, las cañas fresquitas y los atardeceres costeros.

Este año, de los 365 días, trabajaremos 250, y fijaros si pedimos poco que nos conformamos con un par de semanitas, a lo sumo tres, alejados del rutinario trabajo para evadirnos completamente y volver con las pilas cargadas.

Sigue leyendo

‘Una enfermera saturada’

Hoy de nuevo os venimos a hablar de libros pero esta vez, son de tono humorístico y reflexivo para sacarte una sonrisa.

A pesar de que ninguna somos enfermeras ni nada parecido, hace tiempo que vimos en la tienda estos libros y nos llamaron la atención.

Me los he leído muy rapidito porque, te hacen reír tanto y te das cuenta de que todo lo que cuentan es verdad, que no puedes parar de leerlo. Sigue leyendo

Veranos de la Villa 2016

En menos de 15 días da el pistoletazo de salida uno de los eventos más clásicos y esperados del año, los Veranos de la Villa de Madrid.

Supongo que os sonarán, ¿verdad?. Si no es así, este año no tendréis excusa para descubrirlos y dejaros caer por alguna de las múltiples actividades culturales que se organizan durante estos dos meses. Y todo gracias a que el número de localizaciones ha pasado de tres a 36, repartidas en 21 distritos de la ciudad.

Sigue leyendo

Respirar un aire diferente. Fin de semana rural

Qué bien sienta alejarse del ruido de la ciudad, el tumulto de la gente, la rutina diaria y respirar, aunque sea por unas horas o días, un aire diferente.

Eso mismo es lo que hice yo la semana pasada. Tenía ganas de salir de Madrid, desconectar, tener otras vistas y, sobre todo, disfrutar del silencio. De ese silencio que sólo encuentras en un lugar recóndito, pequeño, casi deshabitado, donde no se escucha ruido alguno, ni de coches, ni de teléfonos, ni de las teclas del ordenador… Por no escucharse no se escucha ni a la gente de alrededor. En resumen, un lugar perfecto donde disfrutar de ese silencio que en algunas ocasiones todos necesitamos.
Sigue leyendo